Search

Mecanización del cultivo

Los costos actuales de producción de yuca se han incrementado, especialmente en función de los costos de mano de obra. En algunas actividades, como la cosecha, se emplean hasta 25 jornales por hectárea, lo que representa una carga excesiva para el costo total.

 En el mercado de varios países de América Latina, Europa y Asia, están disponibles algunos modelos de sembradoras y cosechadoras mecánicas de yuca con potencial de reducir significativamente estos costos.

Clayuca realiza actividades tendientes a:

    - Identificar las opciones más viables (económica y técnicamente)

    - Adquirir y validar los prototipos

    - Recomendar los más indicados para las condiciones específicas de producción de yuca de cada país miembro del Consorcio.

Esta área de trabajo incluye actividades relacionadas con la siembra, la fertilización y la cosecha mecanizada de raíces y de follaje yuca.

La mecanización agrícola pretende, como objetivo principal, ofrecer condiciones óptimas para el desarrollo del cultivo en todas las etapas de su ciclo de vida.

Implica, por tanto, una reducción directa de la mano de obra requerida, de los costos de producción, del tiempo que gasta cada labor por unidad de área y del costo final del producto agrícola. En consecuencia, puede aumentar el área sembrada y justificar la inversión inicial en maquinaria agrícola.

La mecanización del cultivo de la yuca es una de las principales necesidades de la agricultura, si se tiene en cuenta la proyección de ese cultivo en los mercados nacionales e internacionales.

Clayuca importó dos modelos de sembradoras de yuca desarrolladas en Brasil, que fueron evaluadas por el Consorcio. La introducción de estas nuevas tecnologías ha modificado las prácticas del cultivo de la yuca, principalmente en lo que se refiere el método de plantación y la posición de la estaca, utilizando modelos como la sembradora Planti Center de dos líneas, modelo PC-20 y Planti Center de dos líneas modelo bazuca, que dejan el cangre sembrado a una profundidad de 5 a 8 cm y en posición horizontal.

Con estas máquinas se pueden sembrar en plano o en caballones dependiendo del tipo y de la preparación del suelo.

Con la siembra manual usualmente se requiere entre 6 y 8 jornales ha/día, mientras que con las máquinas sembradoras se requieren dos operarios (alimentadores) y el tractorista, y se siembran entre 5 y 7 ha/día.

Estos dos modelos de sembradoras de estacas se presentan como la mejor alternativa del agricultor para reducir los costos de la operación manual y, por ende, los costos finales; la inversión es baja, y se recupera en 1 año, cuando se siembran 30 has.

De otro lado, la cosecha mecanizada cumple la función de aflojar el suelo y, en algunos casos, voltearlo. Los cosechadores mecánicos trabajan a profundidades entre 40 - 50 cm, en promedio, y son exigentes en potencia. Generalmente constan de una cuchilla levantadora que trabaja sobre los surcos.

Según estimativos de Clayuca, para un cultivo localizado en la zona plana del departamento del Cauca (Colombia), el paso del cultivo tradicional a la utilización de siembra y cosecha mecanizada implica una reducción promedio del 10.7% por tonelada en los costos de producción.

Debido a que las estructuras de producción varían de una región a otra, la reducción porcentual en los costos de producción también varía entre las regiones, siendo la reducción mayor en aquellas zonas en las que se da una utilización intensiva de mano de obra, por lo que su peso en los costos del cultivo tradicional es alto.

Más en esta categoría: « Material de siembra