Search

Comúnmente se estudia el suelo como un “ente” en el cual crecen y se desarrollan las plantas, aunque debería considerarse como un sistema dinámico desde el punto de vista de su fertilidad y su productividad.

Al considerar la nutrición de un cultivo, específicamente la yuca (ManihotesculentaCrantz), se debe tener en cuenta la relación suelo-planta-agua y no cada factor por separado, ya que es necesario estudiarlo como un todo.

Estrechamente relacionado con el objetivo general de la Corporación CLAYUCA de apoyar al sector yuquero en la búsqueda de sistemas de producción y utilización de la yuca rentables, eficientes y competitivos, se halla el tema de la productividad del cultivo, y más específicamente, de las prácticas de fertilización.

 

Transferencia de germoplasma con alto potencial de rendimiento: el trabajo que desarrolla la Corporación CLAYUCA incluye dominios de investigación que garantiza el acceso a germoplasma élite de yuca, por parte de todas las entidades vinculadas a la Corporación.

Los envíos de germoplasma mejorado incluyen diferentes modalidades: material vegetativo, material in vitro y semilla sexual policruzada, para los diferentes ecosistemas. Así mismo, transferencia y estructuración de mecanismos de apoyo a los programas nacionales que permitan seleccionar las variedades de yuca más productivas y con mayor potencial de adaptación a las condiciones y a los mercados de cada región.

 

Los costos actuales de producción de yuca se han incrementado, especialmente en función de los costos de mano de obra. En algunas actividades, como la cosecha, se emplean hasta 25 jornales por hectárea, lo que representa una carga excesiva para el costo total.

Obtención industrial de harina
El potencial de uso de la harina de yuca en la alimentación animal ha crecido gracias a la dependencia, en la mayoría de los países de la región, por el uso de cereales importados como componentes principales de las dietas balanceadas.

Para concretar este potencial, era necesario desarrollar sistemas de procesamiento de harina de yuca que permitieran un costo final competitivo frente al precio de los cereales importados, y que garantizaran la oferta continua con estándares de calidad adecuados.

Aunque la yuca no tiene un período específico para madurar, hay uno óptimo de cosecha, que depende de la variedad y de las condiciones agroclimáticas donde se desarrolla el cultivo. Si una variedad de yuca se cosecha antes de su periódo óptimo, los rendimientos serán bajos; si se cosecha más tarde, el contenido de almidón y de materia seca pueden ser bajos.

Es importante recordar que la eficiencia en la práctica de la cosecha se refleja en la rapidez con que el producto se mueve del campo a su lugar de almacenamiento, y en adecuado manejo para reducir daños.

Una característica de las raíces de yuca es que sufren un rápido deterioro luego de ser cosechadas. Este proceso es llamado "deterioro fisiológico de poscosecha". Como resultado, las raíces de yuca deben ser procesadas pocos días después de la cosecha.

La ocurrencia del deterioro está directamente asociada a los daños mecánicos que ocurren con la cosecha, pero también depende de la variedad. El deterioro aumenta los costos y los riesgos y causa pérdidas considerables a los productores y comercializadores del cultivo.

La bioenergía, y los biocombustibles en particular, se han convertido en temas muy importantes en la agenda de investigación y desarrollo de la agricultura mundial, debido al enorme potencial que tienen para ayudar a superar los problemas relacionados con la disminución en las reservas mundiales de petróleo, su uso creciente y los aumentos de precios, el incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero con sus impactos directos en el cambio climático, y la creciente preocupación y necesidad urgente de los gobiernos por proporcionar a los agricultores oportunidades de empleo, que permitan mejorar sus ingresos y promover desarrollo socioeconómico sostenible.

 

Las raíces y el follaje de la planta de yuca son un recurso nutricional importante para la alimentación animal en el trópico, regiones donde grandes posibilidades de incrementar la producción de las variedades industriales de yuca y con ella se podría remplazar buena parte de los cereales tradicionalmente empleados en la fabricación de alimentos ‘balanceados’.

 

La elaboración de alimentos para animales con el empleo de vinaza ha sido orientada en mayor grado a los rumiantes y en menor instancia a cerdos y aves. En bovinos se emplea la vinaza como una materia prima para la elaboración de suplementos nutricionales, los cuales pueden tener diferente presentación y son elaborados dependiendo el tipo de producción.